El principal componente activo de la jalea real refuerza la capacidad de las células madre para renovarse a sí mismas


La misteriosa sustancia que convierte a las abejas obreras en reinas y llena los estantes de las tiendas de alimentos saludables podría impulsar la cura para, por ejemplo, enfermedades neurodegenerativas, afirman los científicos.


jalea real


Si la jalea real tiene beneficios genuinos para los seres humanos es un tema para más investigación, pero en este estudio los científicos han resuelto uno de los enigmas más perdurables que rodean a este producto. Los investigadores ahora están explorando nuevos tratamientos potenciales para heridas, trastornos como la pérdida muscular o la enfermedad neurodegenerativa.


Investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que el principal componente activo de la jalea real, una proteína llamada royalactin, activa una red de genes que refuerza la capacidad de las células madre para renovarse. Esto significa que, con royalactin, un organismo puede producir más células madre para reconstruirse y repararse.

"Tenemos una vía muy identificable a través de la cual se llevan a cabo los efectos de la jalea real", dijo Kevin Wang, quien dirigió el equipo de Stanford. "Tiene esta capacidad de mantener las células madre en un estado de auto-renovación".

La jalea real ha intrigado a los científicos, ya que su impacto dramático en el desarrollo de las abejas se hizo evidente. Pero sus efectos en otros animales han despertado aún más interés. Estudios anteriores han demostrado que la jalea real puede mejorar la vida útil de una variedad de animales, desde gusanos nematodos hasta ratones. Por ejemplo, en el caso de los ratones la proteína royalactin incrementó la capacidad de las células madre del roedor, lo que sugiere que dicha proteína puede tener efectos biológicos en otras especies.


"Nuestro trabajo explica por primera vez por qué la jalea real de las abejas puede ser beneficiosa para otros organismos".


Los científicos se preguntaron si una proteína similar a la royalactin de las abejas podría estar activa en los humanos. Después de buscar en bases de datos científicas, encontraron una que tenía una estructura similar. Dicha proteína llamada Regina está activa en las primeras etapas del desarrollo del embrión humano, cuando se cree que aumenta el suministro de células madre del embrión.

Según Wang, la proteína Regina podría introducir nuevos tratamientos para los trastornos causados ​​por la muerte de las células, como la enfermedad de Alzheimer, la insuficiencia cardíaca y la pérdida muscular. El equipo ahora está investigando la proteína con más detalle con la esperanza de encontrar medicamentos que imiten su comportamiento en el cuerpo. Si se pudiesen encontrar, podrían ayudar a los profesionales de la salud a regenerar los tejidos desgastados o dañados de los pacientes al aumentar el suministro de células madre.

Wang cree que el proceso evolutivo que llevó a la royalactin en las abejas se reflejó en otros organismos y dio origen a la proteína Regina en los humanos. Debido a que las proteínas son similares en todas las especies, producen algunos de los mismos efectos en diferentes animales.


Referencia:
https://www.nature.com/articles/s41467-018-06256-4


El consumo frecuente de bebidas energizantes aumenta el riesgo de derrame cerebral e infarto al corazón

Bebidas energizantes


Beber solo una lata y media de bebidas energéticas es suficiente para estrechar los vasos sanguíneos, asegura un nuevo estudio científico. Estas bebidas muy abundantes en azúcar y cafeína bloquean los vasos, lo que puede provocar un derrame cerebral o un ataque al corazón si los productos se consumen regularmente.

Según la investigación, los hombres y mujeres jóvenes y sanos experimentaron una disminución notable de la función poco después de consumir una única lata regular de 24 US oz (unos 700 cc), equivalente a casi tres latas de 250 ml de latas de Red Bull o una lata y media de 500 ml de Monster Energy .

El estudio es el primero en arrojar luz sobre el posible mecanismo que vincula el alto consumo de bebidas energéticas con un mayor riesgo de síndrome metabólico.


El síndrome metabólico es un grupo de trastornos como la diabetes, la presión arterial alta y la obesidad que desencadenan enfermedades cardiovasculares y otras afecciones que afectan los vasos sanguíneos.


El estudio presentado en una conferencia de la American Heart Association en Chicago se basó en 44 estudiantes de medicina no fumadores de entre 20 y 30 años.
La flexibilidad de sus vasos sanguíneos se midió utilizando una técnica llamada dilatación mediada por el flujo arterial (FMD). De antemano, la dilatación del vaso tenía un promedio de 5,1% de diámetro.

Pero 90 minutos después de tomar la bebida energética esta cayó a 2.8%. El Dr. John Higgins, de la Universidad de Texas en Houston, dijo que esto sugería "un deterioro agudo de la función vascular". Las bebidas energéticas se han asociado anteriormente con muchos problemas de salud asociados con el corazón, nerviosos y estomacales. Algunos expertos creen que los efectos secundarios cardiovasculares podrían estar relacionados con su impacto en la función de los vasos sanguíneos o endoteliales. Así que el Dr. Higgins y sus colegas probaron esto antes y después de que los participantes consumieran la bebida.

El Dr. Higgins dijo: "A medida que las bebidas energéticas se están volviendo más y más populares, es importante estudiar los efectos de estas bebidas en quienes las consumen con frecuencia y determinar mejor cuál es un patrón de consumo seguro, si es que hay alguno".

A principios de este año, un estudio reveló que casi el 70% de los niños de 10 a 17 años en el Reino Unido consumen bebidas energéticas, más que en cualquier otro lugar de Europa.
Estas bebidas, que se han relacionado con dolores de cabeza, dolor abdominal e insomnio, pueden contener hasta 160 mg de cafeína, a pesar de que 105 mg son el límite diario seguro para niños de 11 años. La venta de bebidas energéticas en Estados Unidos y Europa aumentó un 185% entre 2006 y 2015.


¿Qué ocurre cuando consumes bebidas energéticas regularmente?

  • Los vasos se vuelven menos flexibles a medida que las células que los recubren responden a los alimentos y bebidas que contienen grasas y azúcares que circulan en la sangre.
  • Esto los hace más susceptibles a la acumulación de colesterol que puede conducir a enfermedades cardíacas. Los cambios a corto plazo son normales y suelen durar varias horas. Pero si repetidamente consumimos alimentos o bebidas poco saludables, puede provocar enfermedades cardiovasculares.
  • Los investigadores creen que la cafeína, la taurina, el azúcar y los ingredientes de hierbas en las bebidas energéticas son perjudiciales para el endotelio, el revestimiento de los vasos sanguíneos.
  • La cafeína puede hacer que las paredes de los vasos sanguíneos se contraigan, lo que lleva a un estrechamiento de las mismas.
  • También libera hormonas de estrés adicionales, como la adrenalina, que pueden aumentar temporalmente la presión arterial.



Referencia:
https://www.sciencedaily.com/releases/2018/11/181105081738.htm