El principal componente activo de la jalea real refuerza la capacidad de las células madre para renovarse a sí mismas


La misteriosa sustancia que convierte a las abejas obreras en reinas y llena los estantes de las tiendas de alimentos saludables podría impulsar la cura para, por ejemplo, enfermedades neurodegenerativas, afirman los científicos.


jalea real


Si la jalea real tiene beneficios genuinos para los seres humanos es un tema para más investigación, pero en este estudio los científicos han resuelto uno de los enigmas más perdurables que rodean a este producto. Los investigadores ahora están explorando nuevos tratamientos potenciales para heridas, trastornos como la pérdida muscular o la enfermedad neurodegenerativa.


Investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que el principal componente activo de la jalea real, una proteína llamada royalactin, activa una red de genes que refuerza la capacidad de las células madre para renovarse. Esto significa que, con royalactin, un organismo puede producir más células madre para reconstruirse y repararse.

"Tenemos una vía muy identificable a través de la cual se llevan a cabo los efectos de la jalea real", dijo Kevin Wang, quien dirigió el equipo de Stanford. "Tiene esta capacidad de mantener las células madre en un estado de auto-renovación".

La jalea real ha intrigado a los científicos, ya que su impacto dramático en el desarrollo de las abejas se hizo evidente. Pero sus efectos en otros animales han despertado aún más interés. Estudios anteriores han demostrado que la jalea real puede mejorar la vida útil de una variedad de animales, desde gusanos nematodos hasta ratones. Por ejemplo, en el caso de los ratones la proteína royalactin incrementó la capacidad de las células madre del roedor, lo que sugiere que dicha proteína puede tener efectos biológicos en otras especies.


"Nuestro trabajo explica por primera vez por qué la jalea real de las abejas puede ser beneficiosa para otros organismos".


Los científicos se preguntaron si una proteína similar a la royalactin de las abejas podría estar activa en los humanos. Después de buscar en bases de datos científicas, encontraron una que tenía una estructura similar. Dicha proteína llamada Regina está activa en las primeras etapas del desarrollo del embrión humano, cuando se cree que aumenta el suministro de células madre del embrión.

Según Wang, la proteína Regina podría introducir nuevos tratamientos para los trastornos causados ​​por la muerte de las células, como la enfermedad de Alzheimer, la insuficiencia cardíaca y la pérdida muscular. El equipo ahora está investigando la proteína con más detalle con la esperanza de encontrar medicamentos que imiten su comportamiento en el cuerpo. Si se pudiesen encontrar, podrían ayudar a los profesionales de la salud a regenerar los tejidos desgastados o dañados de los pacientes al aumentar el suministro de células madre.

Wang cree que el proceso evolutivo que llevó a la royalactin en las abejas se reflejó en otros organismos y dio origen a la proteína Regina en los humanos. Debido a que las proteínas son similares en todas las especies, producen algunos de los mismos efectos en diferentes animales.


Referencia:
https://www.nature.com/articles/s41467-018-06256-4


El consumo frecuente de bebidas energizantes aumenta el riesgo de derrame cerebral e infarto al corazón

Bebidas energizantes


Beber solo una lata y media de bebidas energéticas es suficiente para estrechar los vasos sanguíneos, asegura un nuevo estudio científico. Estas bebidas muy abundantes en azúcar y cafeína bloquean los vasos, lo que puede provocar un derrame cerebral o un ataque al corazón si los productos se consumen regularmente.

Según la investigación, los hombres y mujeres jóvenes y sanos experimentaron una disminución notable de la función poco después de consumir una única lata regular de 24 US oz (unos 700 cc), equivalente a casi tres latas de 250 ml de latas de Red Bull o una lata y media de 500 ml de Monster Energy .

El estudio es el primero en arrojar luz sobre el posible mecanismo que vincula el alto consumo de bebidas energéticas con un mayor riesgo de síndrome metabólico.


El síndrome metabólico es un grupo de trastornos como la diabetes, la presión arterial alta y la obesidad que desencadenan enfermedades cardiovasculares y otras afecciones que afectan los vasos sanguíneos.


El estudio presentado en una conferencia de la American Heart Association en Chicago se basó en 44 estudiantes de medicina no fumadores de entre 20 y 30 años.
La flexibilidad de sus vasos sanguíneos se midió utilizando una técnica llamada dilatación mediada por el flujo arterial (FMD). De antemano, la dilatación del vaso tenía un promedio de 5,1% de diámetro.

Pero 90 minutos después de tomar la bebida energética esta cayó a 2.8%. El Dr. John Higgins, de la Universidad de Texas en Houston, dijo que esto sugería "un deterioro agudo de la función vascular". Las bebidas energéticas se han asociado anteriormente con muchos problemas de salud asociados con el corazón, nerviosos y estomacales. Algunos expertos creen que los efectos secundarios cardiovasculares podrían estar relacionados con su impacto en la función de los vasos sanguíneos o endoteliales. Así que el Dr. Higgins y sus colegas probaron esto antes y después de que los participantes consumieran la bebida.

El Dr. Higgins dijo: "A medida que las bebidas energéticas se están volviendo más y más populares, es importante estudiar los efectos de estas bebidas en quienes las consumen con frecuencia y determinar mejor cuál es un patrón de consumo seguro, si es que hay alguno".

A principios de este año, un estudio reveló que casi el 70% de los niños de 10 a 17 años en el Reino Unido consumen bebidas energéticas, más que en cualquier otro lugar de Europa.
Estas bebidas, que se han relacionado con dolores de cabeza, dolor abdominal e insomnio, pueden contener hasta 160 mg de cafeína, a pesar de que 105 mg son el límite diario seguro para niños de 11 años. La venta de bebidas energéticas en Estados Unidos y Europa aumentó un 185% entre 2006 y 2015.


¿Qué ocurre cuando consumes bebidas energéticas regularmente?

  • Los vasos se vuelven menos flexibles a medida que las células que los recubren responden a los alimentos y bebidas que contienen grasas y azúcares que circulan en la sangre.
  • Esto los hace más susceptibles a la acumulación de colesterol que puede conducir a enfermedades cardíacas. Los cambios a corto plazo son normales y suelen durar varias horas. Pero si repetidamente consumimos alimentos o bebidas poco saludables, puede provocar enfermedades cardiovasculares.
  • Los investigadores creen que la cafeína, la taurina, el azúcar y los ingredientes de hierbas en las bebidas energéticas son perjudiciales para el endotelio, el revestimiento de los vasos sanguíneos.
  • La cafeína puede hacer que las paredes de los vasos sanguíneos se contraigan, lo que lleva a un estrechamiento de las mismas.
  • También libera hormonas de estrés adicionales, como la adrenalina, que pueden aumentar temporalmente la presión arterial.



Referencia:
https://www.sciencedaily.com/releases/2018/11/181105081738.htm


Agregar fibra refinada a los alimentos procesados podría tener efectos negativos para la salud


Fibra


Agregar fibra refinada a los alimentos procesados ​​podría tener efectos negativos en la salud humana, como promover el cáncer de hígado, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Georgia y la Universidad de Toledo (Ohio, Estados Unidos).

La evidencia acumulada demuestra que el consumo de alimentos integrales naturalmente ricos en fibra confiere una serie de beneficios para la salud. Esto, combinado con la apreciación por parte de muchos consumidores de que sus dietas carecen de tales fibras, ha llevado a la industria alimentaria a enriquecer los alimentos con fibras solubles altamente refinadas, como la inulina. Generalmente, los alimentos que contienen fibras suplementadas se comercializan como productos que promueven la salud. Este estudio plantea serias preocupaciones sobre la seguridad de agregar fibra refinada a los alimentos procesados.

Los investigadores se propusieron probar la idea de que una dieta enriquecida con inulina refinada podría ayudar a combatir las complicaciones asociadas con la obesidad en ratones. Pero si bien una dieta que contenía inulina evitaba la obesidad, algunos de los ratones comenzaron a desarrollar ictericia. Y después de seis meses, muchos de estos ratones desarrollaron cáncer de hígado.

"Tal descubrimiento fue realmente sorprendente", dijo el Dr. Matam Vijay-Kumar de la Universidad de Toledo y autor principal del estudio, "pero al mismo tiempo reconocimos su importancia potencial y aceptamos el desafío de explorar cómo se procesa la fibra soluble en la dieta”.

A pesar de que este estudio se realizó en ratones, tiene implicaciones potenciales para la salud humana, especialmente en contra del enriquecimiento de alimentos procesados ​​con fibra fermentable altamente refinada.

"Estos hallazgos indican que los alimentos enriquecidos con fibras refinadas pueden no equivaler a los beneficios de comer frutas y verduras naturalmente ricas en fibra soluble", dijo el Dr. Andrew Gewirtz, profesor del Instituto de Ciencias Biomédicas del Estado de Georgia y uno de los autores del estudio. “Además, puede resultar en cáncer de hígado potencialmente mortal en algunas personas”.

“La inulina utilizada proviene de la raíz de achicoria, no de un alimento que normalmente comeríamos. Además, durante la extracción y el procesamiento de la fibra, pasa por un proceso químico ", dijo Vishal Singh, becario postdoctoral de la Universidad de Toledo y uno de los principales investigadores del estudio.

La mayoría de los ratones que desarrollaron cáncer de hígado en este estudio tenían disbiosis preexistente, es decir, una composición de microbiota intestinal alterada, que se encontró que juega un papel importante en la promoción del cáncer de hígado.

Estos hallazgos resaltan la necesidad de más estudios que analicen los efectos del consumo de fibra refinada en humanos, y especialmente en la salud del hígado.

"Hemos demostrado de manera importante que la fibra soluble, aunque en general tiene un efecto beneficioso sobre la salud, también puede ser perjudicial, lo que lleva a enfermedades tan graves como el cáncer de hígado", dijo el Dr. Benoit Chassaing, profesor asistente en el Instituto de Neurociencias del Estado de Georgia. “Sin embargo, no queremos promover que la fibra sea mala. Más bien, nuestra investigación destaca que enriquecer los alimentos procesados ​​con fibra puede no ser seguro para ciertas personas, sobre todo aquellas con disbiosis bacteriana intestinal, en quienes el consumo de fibra refinada puede provocar cáncer de hígado”.


Referencia:
https://news.gsu.edu/2018/10/18/adding-refined-fiber-to-processed-food-could-have-negative-health-effects-study-finds/


Las carnes rojas y la salud del corazón


carne



Durante décadas, los médicos han instado a las personas a limitar el consumo de carnes rojas y otros alimentos grasos, ya que se cree que causan enfermedades al corazón.
Pero nuevos estudios están desacreditando cada vez más esta sabiduría convencional. De hecho, ahora parece que los carbohidratos de baja calidad, no las grasas saturadas, están impulsando la epidemia de enfermedades cardíacas.

La comunidad médica frunce el ceño ante los tipos de grasas saturadas que se encuentran en la carne y los lácteos, fundamentalmente. Por ejemplo, la American Heart Association recomienda evitar la carne roja, y si las personas insisten en comerla, deben "seleccionar los cortes más magros posibles". Las pautas nutricionales sugieren que menos del 10% de las calorías diarias provengan de grasas saturadas, mientras que la AHA recomienda incluso menos.

Estas recomendaciones nunca han sido respaldadas por investigaciones rigurosas. La idea de que las grasas saturadas causan enfermedades del corazón se deriva de estudios observacionales de décadas atrás. Los investigadores les pidieron a los participantes que completaran largos cuestionarios sobre sus hábitos alimenticios y luego siguieron su salud a lo largo del tiempo.

Los autores de dichos estudios notaron que las personas que comían muchas grasas saturadas eran más propensas a contraer enfermedades al corazón. Por tanto, concluyeron que la carne y los lácteos eran la raíz de todas nuestras enfermedades crónicas, especialmente las enfermedades del corazón. Sin embargo, los investigadores posteriores encontraron que, en muchos casos, los científicos escogieron datos para respaldar esa conclusión.

Más importante aún, este tipo de afirmaciones observacionales son científicamente débiles. En 2011, un análisis exhaustivo de 52 análisis separados realizados en estudios observacionales concluyó que ninguno es correcto.


Los estudios observacionales solo pueden mostrar correlación, no probar causalidad

Los vegetarianos, por ejemplo, tienen tasas más bajas de enfermedades del corazón. ¿Esto se debe a su dieta sin carne? ¿O porque también tienden a fumar menos y hacen más ejercicio que las personas que comen grandes cantidades de carne? Los estudios observacionales no pueden resolver este tipo de problemas.

En los últimos años, numerosos equipos de investigadores de todo el mundo han revisado abundantes datos sobre las grasas saturadas y concluyeron que estas grasas no tienen ningún efecto sobre la mortalidad cardiovascular.
Una reciente revisión exhaustiva de dos docenas de estudios de alta calidad realizados por investigadores de la Universidad de Purdue no encontró ningún vínculo entre la ingesta de carne roja y cualquier resultado cardiovascular negativo. En un análisis separado de 2014 que examinó 72 ensayos observacionales y clínicos diferentes que involucraron a más de 650 mil personas, el investigador principal concluyó que "no es la grasa saturada la que debería preocuparnos".


Entonces, ¿de qué deberíamos preocuparnos?: Hidratos de carbono

Considere cómo ha evolucionado la dieta occidental. Los datos más recientes revelan que de 1970 a 2014, la disponibilidad de carne roja cayó un 28%. La disponibilidad de leche entera disminuyó en un 70% en favor de la descremada. Y las grasas animales, como la mantequilla y la manteca de cerdo, cayeron un 25%.


Si las grasas saturadas fueran realmente el problema, la obesidad, la diabetes y las tasas de enfermedades cardíacas deberían haber caído en picado junto con esta caída en el consumo de grasas saturadas.


En cambio, las tasas de enfermedad se han disparado, en gran parte porque las personas reemplazaron las grasas saturadas con productos ricos en carbohidratos. De 1970 a 2014, la disponibilidad de carbohidratos aumentó un 28%. El cuerpo convierte estos carbohidratos en glucosa, elevando así los niveles de azúcar en la sangre que, con el tiempo, pueden contribuir a la obesidad, la diabetes y las enfermedades del corazón.
Una nueva investigación apoya esta idea. Un gran análisis, que incluyó 135 mil personas de 18 países, reveló que las personas que consumieron dietas altas en carbohidratos tenían un 28% más de probabilidades de morir durante el estudio, que las personas con una ingesta más baja de carbohidratos. Por el contrario, aquellos que consumieron la mayor cantidad de grasas saturadas tuvieron las tasas más bajas de infarto.

Aún más revelador es un reciente estudio clínico controlado en personas con diabetes tipo 2 realizado con evidencia de alta calidad. Investigadores de la Universidad de Indiana descubrieron que minimizar los carbohidratos mientras se fomenta la grasa, incluida la grasa saturada, revirtió la diabetes en el 60% de los pacientes después de 1 año. La dieta también redujo la inflamación y los triglicéridos, y aumentó el HDL, el llamado colesterol bueno, todos indicadores fuertes para mejorar la salud cardíaca y metabólica.

Investigaciones adicionales apuntan específicamente a los beneficios potenciales de comer carne roja mientras se disminuyen los carbohidratos. Dos estudios dirigidos por investigadores de la Universidad de Western Australia descubrieron que la sustitución de alimentos ricos en carbohidratos con carne roja reducía la inflamación y la presión arterial.

Los expertos médicos siempre han dispensado consejos no probados sobre la carne. Pero las últimas investigaciones indican que la carne roja y las grasas saturadas no son dañinas cuando se combinan con una dieta baja en carbohidratos.


Referencias:

https://www.nutritioncoalition.us/saturated-fats-do-they-cause-heart-disease/

https://www.purdue.edu/newsroom/releases/2016/Q4/nutrition-data-review-shows-red-meat-has-neutral-effect-on-cardiovascular-disease-risk-factors.html

https://www.adn.com/science/article/big-study-casts-doubt-saturated-fats-link-heart-disease/2014/03/18/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28864332


El ayuno parece mejorar la salud, la esperanza de vida y prevenir el daño orgánico relacionado con la edad


comida


La importancia de la composición de la dieta y los patrones de alimentación en el envejecimiento siguen siendo, en gran parte, inexplorados. Pero estuvieron implicados recientemente en un estudio de primates no humanos. Se compararon directamente en ratones las dietas utilizadas en los estudios de primates centrándose en tres paradigmas:
a.) Una dieta sin restricciones
b.) Una dieta de restricción calórica
c.) Alimentación con una comida única al día.

 Los regímenes de “comida única” y “restricción calórica” mejoraron la longevidad independientemente de la composición de la dieta, que por sí sola no tuvo un impacto significativo en los regímenes de alimentación. Los ratones de comida única tuvieron períodos de ayuno diario prolongado que produjeron mejoras significativas en la morbilidad y la mortalidad en comparación a los ratones sin restricciones. Estos beneficios de salud y supervivencia conferidos por períodos de ayuno diario prolongado, independientemente de la composición de la dieta, tienen importantes implicaciones para la salud humana y la aplicabilidad clínica.


La investigación

Para estudiar los efectos del ayuno, los investigadores dividieron 292 ratones machos en tres grupos.
El primer grupo podría comer cuando quisieran. El segundo se alimentó, en promedio, con un 30% menos de calorías por día que el primer grupo, mientras que al tercer grupo se le dio una sola comida diaria que igualó las calorías del segundo grupo.
Los investigadores midieron la salud y la esperanza de vida al observar cuándo murieron los ratones de forma natural y examinaron sus cuerpos después de la muerte.

Los grupos de restricción calórica y comida única tenían mejor salud en general, vivían más tiempo y tenían menos signos de daño relacionado con la edad en sus órganos internos. Pero los ratones con comida única también tenían mejores niveles de glucosa e insulina en ayunas.

El Dr. Richard J. Hodes, director del Instituto Nacional de Envejecimiento, dijo: "Este estudio demostró que los ratones que comían una comida por día, y por lo tanto tenían el período de ayuno más prolongado, parecían tener una vida útil más larga y mejores resultados para enfermedades hepáticas y trastornos metabólicos comunes relacionados con la edad”
"Dichos resultados intrigantes en un modelo animal muestran que la interacción de la ingesta calórica total y la duración de los períodos de alimentación y ayuno merece una mirada más cercana".

El Dr. Rafael de Cabo, jefe de la Subdivisión de Gerontología, comentó que los científicos han estado interesados ​​en investigar los aparentes beneficios de restringir las calorías durante más de un siglo, pero los tiempos recientes han sido puestos bajo el microscopio.

"Tal vez este período de ayuno diario prolongado permite mecanismos de reparación y mantenimiento que estarían ausentes en una exposición continua a los alimentos como ocurre en la actualidad", dijo de Cabo.

Pero como el estudio se realizó en ratones, los investigadores necesitarán replicar su estudio en humanos para descubrir si experimentamos los mismos efectos.
Aun así, los científicos dijeron que sus hallazgos sientan las bases para futuros estudios sobre si los patrones de alimentación restringidos en el tiempo podrían ayudar a los humanos a mantener un peso saludable y evitar las enfermedades metabólicas relacionadas con la edad.

En los últimos años, la evidencia científica en investigaciones realizadas a diferentes animales ha apuntado a los beneficios en favor del ayuno, y aunque las investigaciones en humanos todavía son escasas, los investigadores aseguran que todo apunta a que, tanto el ayuno como la restricción calórica, provocarían beneficios bastante similares en las personas.


Referencia:
https://www.cell.com/cell-metabolism/fulltext/S1550-4131(18)30512-6


Dormir poco altera el metabolismo, esto hace que las personas aumenten de peso

sueño


Hace ya bastante tiempo que los investigadores relacionan la falta de sueño durante mucho tiempo con la obesidad, pero un nuevo estudio sugiere que comer tarde en la noche puede no ser el principal culpable. Los nuevos estudios proporcionan la evidencia más convincente hasta la fecha de que un sueño pobre altera el metabolismo y aumenta la capacidad del cuerpo para almacenar grasa.

Dichos hallazgos se suman a la creciente evidencia científica sobre cómo el sueño alterado influye en los ritmos habituales del reloj corporal, lo que aumenta el riesgo de una amplia gama de problemas de salud, desde la enfermedad cardíaca hasta la diabetes.
Jonathan Cedernaes, investigador circadiano de la Universidad de Uppsala en Suecia y autor jefe del estudio, dijo que los hallazgos apuntaban a "la función insustituible que tiene el sueño. Dormir no es solo para conservar energía, tiene muchas funciones", dijo.

Una y otra vez la investigación ha vinculado el trabajo en turnos nocturnos y la falta de sueño con el riesgo de obesidad y diabetes, pero las razones detrás de esta asociación son complejas y difíciles de aclarar.


La falta de sueño parece interrumpir las hormonas que controlan el apetito y la sensación de plenitud. Además, aquellos que duermen menos tienen más tiempo para comer, pueden estar demasiado cansados ​​para hacer ejercicio y tener menos autocontrol cuando se trata de resistir la tentación a comida no saludable.


Un estudio previo realizado por Cedernaes y sus colegas mostró que incluso un corto período de privación de sueño llevó a las personas a comer más y optar por alimentos con mayor cantidad de calorías.
Para complicar aún más las cosas, la obesidad aumenta el riesgo de apnea del sueño, un problema respiratorio que a su vez altera la calidad del sueño.

El último estudio proporciona nueva evidencia de que la privación del sueño tiene una influencia directa en el metabolismo básico y el equilibrio del cuerpo entre la grasa y la masa muscular.

En el estudio, publicado en la revista Science Advances, 15 voluntarios sanos asistieron a una sesión de prueba en dos ocasiones, una después de una noche de sueño normal y otra después de quedarse despierto toda la noche. Durante la visita, dieron muestras de grasa y tejido muscular y sangre.

Después de la privación de sueño, el tejido graso de las personas mostró cambios en la actividad de los genes que están vinculados a las células que aumentan su tendencia a absorber los lípidos y también a proliferar.

Por el contrario, en el músculo, los científicos vieron niveles reducidos de proteínas estructurales, que son los componentes básicos que el cuerpo necesita para mantener y desarrollar masa muscular. Estudios epidemiológicos previos también han encontrado en trabajadores de turnos nocturnos y aquellos que duermen menos una masa muscular más baja. Esto puede deberse, en parte, a los factores del estilo de vida, pero el último trabajo muestra que también hay mecanismos biológicos fundamentales en juego.


"La pérdida del sueño por sí misma reduce las proteínas que son los componentes clave del músculo", dijo Cedernaes, aunque agregó que es posible que la dieta y el ejercicio contrarresten estos cambios.


El estudio también encontró un aumento en la inflamación en el cuerpo después de la privación del sueño, que es un factor de riesgo conocido para la diabetes tipo 2.

Sin embargo, los autores dijeron que sería importante investigar más a fondo para ver si los cambios a corto plazo que identificaron se mantuvieron en personas que trabajaban en turnos nocturnos que experimentaban privación del sueño durante períodos de tiempo más largos.

El vínculo entre la privación del sueño y la enfermedad es cada vez más preocupante debido al aumento en el trabajo por turnos y los cambios en los patrones de sueño en todo el mundo.

El año pasado, una revisión de 28 estudios existentes encontró que los trabajadores permanentes del turno nocturnos tenían un 29% más de probabilidades de desarrollar obesidad o tener sobrepeso que los trabajadores de turnos rotativos.


Referencias:
http://advances.sciencemag.org/content/4/8/eaar8590
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18517032
https://www.sciencedaily.com/releases/2017/10/171004084933.htm


Los médicos advierten contra el uso de alimentos para niños en recipientes de plástico


bebé comiendo



Un nuevo informe de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP)  exige requisitos federales más estrictos de seguridad alimentaria y describe formas en que las familias pueden limitar la exposición a sustancias químicas utilizadas para procesar, envasar y conservar alimentos de uso cotidiano.

Con una creciente evidencia de que algunos químicos encontrados en los colorantes, conservantes y materiales de empaquetado pueden dañar la salud de los niños.

Cada vez más estudios sugieren que algunos aditivos alimentarios pueden interferir con las hormonas, el crecimiento y el desarrollo de un niño, de acuerdo con la declaración de política y el informe técnico adjunto. Algunos también pueden aumentar el riesgo de obesidad infantil, cuyas tasas se han triplicado desde la década de 1970.

Estados Unidos permite el uso de más de diez mil aditivos para preservar, empaquetar o modificar el sabor, apariencia, textura o nutrientes en los alimentos. Muchos fueron aprobados durante la década de 1950, y aproximadamente mil aditivos se utilizan bajo un proceso de designación "Generalmente reconocido como seguro" que no requiere la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA).

Algunos aditivos se colocan directamente en los alimentos, mientras que los aditivos "indirectos" pueden incluir productos químicos de plástico, pegamentos, tintes, papel, cartón y diferentes tipos de revestimientos utilizados para el procesamiento y el envasado. Los aditivos más preocupantes, basados ​​en la evidencia de investigación en aumento citada en el informe, incluyen:

a) Los bisfenoles, utilizados para endurecer recipientes de plástico y latas metálicas, pueden actuar como estrógeno en el cuerpo y cambiar el momento de la pubertad, disminuir la fertilidad, aumentar la grasa corporal y afectar los sistemas nervioso e inmunológico.

b) Los ftalatos, que hacen que los tubos de plástico y de vinilo utilizados en la producción industrial de alimentos sean flexibles, pueden afectar el desarrollo genital masculino, aumentar la obesidad infantil y contribuir a la enfermedad cardiovascular. En 2017, la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor prohibió el uso de algunos ftalatos en productos para el cuidado de los niños, como los anillos para la dentición.

c) Los productos químicos perfluoroalquílicos (PFC), que se usan en empaques de alimentos de papel y cartón a prueba de grasa, pueden reducir la inmunidad, el peso al nacer y la fertilidad. La investigación también muestra que los PFC pueden afectar el sistema tiroideo, clave para el metabolismo, la digestión, el control muscular, el desarrollo cerebral y la fortaleza ósea.

d) Se sabe que el perclorato, agregado a algunos envases de alimentos secos para controlar la electricidad estática, interrumpe la función tiroidea, el desarrollo y el crecimiento del cerebro durante la vida temprana.

e) Los colores artificiales de los alimentos, comunes en los productos alimenticios para niños, pueden estar asociados con un empeoramiento de los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Los estudios citados en el informe encontraron que una cantidad significativa de niños que cortaron los colorantes sintéticos de sus dietas mostraron una disminución de los síntomas del TDAH.

f) Los nitratos/nitritos se usan para conservar alimentos y mejorar el color, especialmente en carnes curadas y procesadas. Estos productos químicos pueden interferir con la producción de hormona tiroidea y la capacidad de la sangre para administrar oxígeno en el cuerpo. Los nitratos y nitritos también se han relacionado con cánceres gastrointestinales y del sistema nervioso.


Según la AAP, los efectos potencialmente dañinos de los aditivos alimentarios son una preocupación especial para los niños, ya que son más sensibles a las exposiciones químicas porque comen y beben más, en relación con el peso corporal, que los adultos, y aún están creciendo y desarrollándose.


"Los productos químicos que afectan el sistema endocrino, por ejemplo, pueden tener efectos duraderos en un niño dado que las hormonas coordinan funciones complejas en todo el cuerpo", dijo el Dr. Trasande, uno de los autores del informe. "Incluso pequeñas interrupciones en momentos clave durante el desarrollo pueden tener consecuencias de por vida”.

Mientras tanto, la AAP recomienda medidas sencillas y seguras que las familias pueden tomar para limitar las exposiciones a los productos químicos de mayor preocupación. Éstas incluyen:

1) Compre y sirva más frutas y verduras frescas o congeladas, y menos carnes procesadas, especialmente durante el embarazo.

2) Debido a que el calor puede hacer que los plásticos pierdan BPA y ftalatos en los alimentos, evite el uso de alimentos o bebidas en envases de plástico en el microondas (incluso preparados para lactantes y leche humana bombeada). También trate de evitar poner plásticos en el lavavajillas.

3) Utilice alternativas al plástico, como vidrio o acero inoxidable, cuando sea posible.

4) Evite los plásticos con los códigos de reciclaje 3 (ftalatos), 6 (estireno) y 7 (bisfenoles).

5) Lávese bien las manos antes y después de tocar los alimentos y limpie todas las frutas y verduras que no puedan pelarse.


Referencia:
https://www.aap.org/en-us/about-the-aap/aap-press-room/Pages/AAP-Says-Some-Common-Food-Additives-May-Pose-Health-Risks-to-Children.aspx


Dos estudios vinculan el autismo con la presión arterial alta y la diabetes durante el embarazo


Los niños nacidos de madres que tenían diabetes o hipertensión arterial durante el embarazo tuvieron un mayor riesgo de autismo, según estas investigaciones.


embarazada


El autismo se ha relacionado anteriormente con la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional, una afección temporal en la que la mujer desarrolla diabetes durante el transcurso de su embarazo.
Uno de los nuevos estudios confirma estos riesgos y amplía el vínculo con diabetes tipo 1 o juvenil, la forma más grave de la enfermedad. Los niños nacidos de mujeres con esta forma tienen el doble de riesgo de autismo que los nacidos de mujeres que no tienen ninguna forma de diabetes. Dichos hallazgos aparecieron publicados este mes en la revista JAMA.

Los mismos sugieren que los niños nacidos de mujeres con diabetes deben ser monitoreados de cerca por autismo, dice la investigadora principal Anny Xiang, directora de investigación de bioestadística en Kaiser Southern (California).
Otro estudio, publicado en junio en JAMA Psychiatry, los investigadores revisaron 61 informes sobre el vínculo entre las condiciones de desarrollo y los tipos de presión arterial alta, incluida la preeclampsia, una complicación del embarazo que involucra la hipertensión arterial.


En general, el nuevo trabajo sugiere que los niños cuyas madres tuvieron preeclampsia tienen un 50% más de riesgo de autismo.


"Parece haber alguna evidencia bastante sólida de que los trastornos hipertensivos en el embarazo están asociados con el autismo", dice Diana Schendel, profesora de salud pública y epidemiología en la Universidad de Aarhus en Dinamarca, que no participó en ninguno de las investigaciones.


El estudio

Xiang y sus colegas analizaron los registros médicos de 419.425 niños nacidos en hospitales del sur de California de 1995 a 2012. De ellos, 621 niños nacieron de mujeres con diabetes tipo 1.
Entre los 5,827 niños diagnosticados posteriormente con autismo, 19 tenían madres con diabetes tipo 1. Los investigadores estiman que los niños nacidos de mujeres con diabetes tipo 1 tienen más del doble del riesgo promedio de autismo. La diabetes tipo 2 aumenta el riesgo en aproximadamente un 45% y la diabetes gestacional antes de la semana 27 de embarazo en un 30%. La diabetes gestacional más adelante en el embarazo no tiene ningún efecto sobre el riesgo de autismo.
El equipo de Xiang controló las posibles variables de confusión, incluido el año de nacimiento y el sexo del niño, así como la edad materna, la educación, los ingresos, la raza y el historial de enfermedades crónicas.
El hallazgo de que la diabetes tipo 1 conlleva un mayor riesgo de autismo que otras formas sugiere que la gravedad de la afección puede influir en el riesgo, dice Xiang.
Las tres formas de diabetes tienen distintas causas, pero todas ellas provocan un alto nivel de azúcar en la sangre. Xiang dice que le gustaría explorar si los niveles de azúcar en la sangre controlan independientemente el riesgo de autismo.


Autismo y TDAH

En el otro estudio, los investigadores analizaron 61 estudios que relacionan la presión arterial alta materna con el autismo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y otras afecciones del desarrollo; 20 enfocados en el autismo y 10 en TDAH.
Combinaron los resultados de los 11 estudios de autismo más rigurosos y descubrieron que las mujeres con cualquier tipo de presión arterial alta durante el embarazo tienen un 35% más probabilidades de tener un niño con autismo. De los seis estudios centrados en la preeclampsia, todos menos uno muestran un aumento en el riesgo de autismo.


La presión arterial alta durante el embarazo también aumenta el riesgo de TDAH en un 29%.


"Estaba emocionada de ver el metanálisis y observar que tenemos al autismo y TDAH aquí juntos", dice Renee Gardner, profesora asistente de ciencias de salud pública en el Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, que no participó en ninguno de los estudios. Las dos condiciones a menudo ocurren juntas y comparten algunos factores de riesgo.


Referencia:
https://www.spectrumnews.org/news/study-ties-autism-maternal-high-blood-pressure-diabetes/


Una investigación halla un vínculo entre la hipertensión arterial y la enfermedad de Alzheimer


Los científicos han encontrado una asociación entre la presión arterial alta y los ovillos neurofibrilares en el cerebro que se ven en las personas con la enfermedad de Alzheimer.


hipertensión arterial Alzheimer


Caracterizada por la presión de la sangre contra las paredes de las arterias a una fuerza demasiado alta durante un período prolongado de tiempo, la hipertensión arterial es una condición común. Alrededor de 1 cada 3 adulos tienen presión arterial alta o hipertensión.
Para estudiar la relación entre la presión arterial alta y la salud cerebral, un grupo de investigadores de la Rush University Medical Center de Chicago estudiaron a 1288 voluntarios hasta que murieron. En promedio, cada individuo fue estudiado durante ocho años y murió a la edad de 89 años.

El equipo midió su presión arterial esporádicamente. A medida que los voluntarios iban muriendo, se realizaba una autopsia en sus cerebros (con su previo consentimiento) para verificar si había signos de envejecimiento cerebral, como ovillos neurofibrilares y niveles de placa beta amiloide que se cree juegan un papel en el desarrollo del Alzheimer. 
También buscaron lesiones cerebrales que están hechas de tejido muerto causado por un suministro sanguíneo bajo, algo que puede volverse más común a medida que envejecemos. Dichas lesiones pueden causar accidentes cerebrovasculares.


Los ovillos neurofibrilares son una aglomeración anormal de proteínas compuesta por pequeñas fibras entrelazadas dentro de las neuronas. 


Cuando los científicos y los médicos evalúan la presión arterial, usan dos medidas. Presión arterial sistólica de los vasos sanguíneos cuando el corazón se contrae, que debe ser de 120 mmHg o menos, y presión arterial diastólica, o entre latidos, que debe medir 80 mmHg o menos. (La abreviatura mmHg se refiere a “milímetros de mercurio”).

En promedio, los participantes tenían una presión arterial de 134/72 mmHg. Dos tercios de las personas tenían antecedentes de presión arterial alta, y el 87% tomaban medicamentos.

Las autopsias revelaron una asociación entre una presión arterial sistólica superior a la media en los años previos a la muerte de un individuo y el número de ovillos neurofibrilares en el cerebro. Los científicos, sin embargo, no encontraron el mismo vínculo con la placa.


Los datos indicaron que cuanto mayor es la presión arterial sistólica de una persona, mayor es el riesgo de desarrollar lesiones cerebrales. Una desviación estándar por encima de la presión arterial sistólica promedio, por ejemplo 147 mmHg frente a 134 mmHg, conlleva un riesgo 46% mayor de tener al menos una lesión cerebral. Un total de 48% de los participantes tenían, al menos, una lesión cerebral.


El efecto de esto fue el equivalente a nueve años de envejecimiento cerebral, dijeron los investigadores. Pero también encontraron que la disminución de la presión arterial sistólica conllevaba un menor riesgo de desarrollar lesiones cerebrales.


Cuando se evaluó la presión arterial diastólica, los investigadores encontraron que las personas con un aumento de una desviación estándar del promedio, por ejemplo, de 71 mmHg a 79 mmHg, tenían un riesgo 28% mayor de tener una o más lesiones cerebrales.


La conclusión fue la misma incluso cuando factores como el uso de medicamentos para la presión arterial se tuvieron en cuenta, anotaron los autores del estudio.
El Dr. Doug Brown, investigador de la organización benéfica Alzheimer's Society, dijo que tener hipertensión en la edad madura "aumenta el riesgo de demencia en etapas posteriores de la vida".
A medida que crece el número de personas que son diagnosticadas con Alzheimer, agregó, "tenemos que analizar todas las formas en que podemos reducir la posibilidad de contraer la enfermedad".
"El siguiente paso podría ser explorar los efectos del control de la presión arterial a un nivel saludable durante la mitad y la última etapa de la vida para ver si esto puede reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer".


Referencia:
https://neurosciencenews.com/alzheimers-blood-pressure-9559/



Desorden de Soñar Despierto: el trastorno en que las personas pasan varias horas al día perdidas en su imaginación


Desorden Soñar Despierto


"Me he perdido en sueños durante tanto tiempo como puedo recordar, estas ensoñaciones tienden a ser historias… por lo que siento una emoción real, generalmente felicidad o tristeza, que tienen la capacidad de hacerme reír y llorar ... Son una parte tan importante de mi vida como cualquier otra cosa; Puedo pasar horas a solas con mis ensoñaciones. Tengo cuidado de controlar mis acciones en público, así que no es evidente que mi mente esté constantemente haciendo girar estas historias y me pierdo constantemente en ellas”.

Una mujer de 20 años que le envió estas reflexiones por correo electrónico al investigador Eli Somer de la Universidad de Haifa, Israel, y se diagnosticó a sí misma con “un soñar despierto desadaptado”, a veces conocido como “Desorden de Soñar Despierto”. Aunque este desorden no está incluido en los manuales estándar de diagnóstico de salud mental, hay investigaciones y hasta comunidades en la web dedicadas a él, y "en los últimos años se ha vuelto gradualmente evidente que el soñar despierto puede evolucionar hacia un comportamiento extremo e inadaptado, hasta el punto en que en una condición clínicamente significativa", escriben Somer y Nirit Soffer-Dudek de la Universidad Ben-Gurion, en un nuevo documento sobre el trastorno, publicado en Frontiers in Psychiatry.
Este estudio es uno de los primeros en explorar los factores de salud mental que acompañan al “desorden de Soñar Despierto” a lo largo del tiempo, y proporciona información no solo sobre lo que podría causar estos episodios intensos, vivos y prolongados, sino también sobre cómo prevenirlos, o cómo detenerlos. Debido a que, aunque muchas personas que padecen dicho desorden informan que disfrutan de sus ensoñaciones en el momento, también puede afectar negativamente sus relaciones con los demás, su vida cotidiana y su bienestar emocional general.


Un trabajo anterior llevó a los investigadores a sugerir que el “Desorden de Soñar Despierto”.  podría ser un trastorno disociativo, una alteración de la atención, una adicción al comportamiento o un trastorno del espectro obsesivo-compulsivo.


La investigación

Para el nuevo estudio en línea, Somer y Soffer-Dudek reclutaron a 77 pacientes diagnosticados con este desorden, de 26 países diferentes, con edades comprendidas entre 18 y 60 años. Poco más del 80% eran mujeres (posiblemente porque las mujeres parecen estar más afectadas por el trastorno que los hombres, según los investigadores).

Los participantes primero proporcionaron detalles sobre cualquier diagnóstico de salud mental. 21 habían sido diagnosticados con depresión, 14 con trastornos de ansiedad y 5 con trastorno obsesivo compulsivo (TOC), entre otros trastornos. Luego, cada noche antes de acostarse, durante 14 días, los participantes completaron una serie de cuestionarios que averiguaban sobre sus experiencias de ese día. Estos datos evaluaron los niveles de disociación, síntomas obsesivo-compulsivos, la depresión, ansiedad general, ansiedad social y emoción, también el sueño desadaptado. (Se solicitó a los participantes que informaran en qué medida afirmaciones como "Sentí la necesidad o deseo de continuar un sueño que fue interrumpido por un evento del mundo real en un momento posterior" se les había aplicado ese día).

En promedio, los participantes informaron que pasaron cuatro horas al día soñando despiertos. En los días en que su ensoñación era más intensa y consumía mucho tiempo, también experimentaban niveles más altos de síntomas obsesivo-compulsivos, disociación y emoción negativa, y ambos tipos de ansiedad. Pero solo los síntomas obsesivo-compulsivos siempre predijeron la intensidad y la duración de la ensoñación al día siguiente, independientemente de los niveles de síntomas obsesivo-compulsivos.

A pesar de estos hallazgos, los investigadores señalan que solo cinco de los participantes habían sido diagnosticados con trastorno obsesivo compulsivo. "Esta discrepancia sugiere que los síntomas obsesivo-compulsivos y Desorden de Soñar Despierto comparten mecanismos comunes e interactúan entre sí, pero el Desorden de Soñar Despierto no parece ser simplemente un subtipo de TOC". Sin embargo, agregaron que muchas personas con el Desorden de Soñar Despierto describen ser constantemente atraídos por sus sueños diurnos de una manera compulsiva. "El hallazgo de que un aumento en los síntomas obsesivo-compulsivos precede al Desorden de Soñar Despierto apunta a un papel clave de este constructo como un mecanismo que contribuye", sostienen Somer y Soffer-Dudek.

Las compulsiones para soñar despierto, o continuar soñando despierto, incluso después de que hayan transcurrido muchas horas, podrían abordarse utilizando enfoques de comportamiento cognitivo desarrollados para abordar otras compulsiones, sugieren los investigadores. También especulan que los niveles bajos del neurotransmisor serotonina pueden desempeñar un papel en este trastorno, al igual que en el TOC. Si el trabajo lo confirma, posiblemente se usen medicamentos que modifiquen los niveles de serotonina en el tratamiento para tratar este desorden.


Referencia:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5962718/


Las células aprenden de las dificultades del primer embarazo y se adaptan para tratar de evitar dificultades en embarazos posteriores


Investigadores del Centro Médico Hadassah y en la Universidad Hebrea de Jerusalén, dicen que su estudio sobre el rol de ciertas células durante el embarazo, puede allanar el camino para desarrollar nuevos medicamentos para disminuir las complicaciones en el parto.


embarazada


La investigación, basada en la "memoria entrenada" de las células NK, que combaten virus y tumores, descubrieron que las células encargadas de ayudar a los fetos a asentarse en el útero y evitar enfermedades como la preeclampsia o el retraso del crecimiento intrauterino, son más activas durante un segundo embarazo, porque recuerdan el primero y están mejor entrenadas para hacer su trabajo la segunda vez.


Las células Natural Killer (NK) son células que están presentes en el sistema inmunitario de todos nosotros, hombres y mujeres, y que están a cargo de combatir virus y tumores.


"Es un hecho clínico conocido que los segundos embarazos son más eficientes que los primeros", dijo Simcha Yagel, jefe de la división de Obstetricia y Ginecología del Centro Médico Hadassah, que formaba parte del equipo de investigación. Los fetos generalmente se implantan mejor en un segundo embarazo; los bebés nacen más grandes y el embarazo es menos propenso a enfermedades como la preeclampsia, una complicación que aumenta la presión arterial y otros problemas en la madre.
"Si sabemos por qué el segundo embarazo es mejor que el primero, entonces tal vez podamos hacer algo para ayudar a las mujeres con embarazos primarios de alto riesgo, como después de la fertilización in vitro o que sean mayores".


Los investigadores han observado que también hay células NK que se encuentran en el revestimiento del útero al comienzo del embarazo y cuya función es ayudar con el desarrollo del feto.


En un embarazo, estas células NK tienen dos misiones, su papel principal es ayudar a construir una implantación exitosa del feto, el papel secundario de detener los virus y otras enfermedades. Alrededor del 70% de las células en el revestimiento del útero son células NK, que probablemente se originan en la médula ósea de la madre o están presentes en el endometrio del útero y se activan al inicio del embarazo, lo que ayuda al feto a sobrevivir.

Los autores del estudio se propusieron estudiar si hay diferencias en las células NK de los primeros embarazos frente a los segundos, y hallaron una "población exclusiva" de células NK que es única en el segundo y repetidos embarazos, que se caracteriza por un mayor número de receptores, NKG2C y LILRB1. Es así que llamaron a estas células NK "entrenadas para el embarazo".

"Durante muchos años los investigadores pensaron que las células NK no tenían memoria", dijo Yagel. "Pero nuestra investigación descubrió que sí la tienen".
Durante el estudio, los investigadores descubrieron que a partir del segundo embarazo, las células NK recuerdan la primera experiencia y mejoran su función la próxima vez. Sin embargo, no hubo diferencia entre el rendimiento de estas células entre el segundo y embarazos posteriores.

Las células NK en un segundo o tercer embarazo recuerdan el primer embarazo y están "mejor preparadas" para el trabajo. Actúan más rápido y más efectivamente. Una especie de disparador que "produce las condiciones necesarias para un embarazo exitoso".

Esta información puede ayudar a los investigadores a encontrar la manera de "omitir" las dificultades del primer embarazo y ayudar a entrenar las células NK desde el principio, allanando el camino para el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar enfermedades y otros problemas propios del proceso de gestación.

Referencia:
https://www.timesofisrael.com/israel-study-paves-way-for-women-to-skip-difficulties-of-first-pregnancies/



Una molécula del té verde reduce la acumulación de placa en las arterias

Los estudios iniciales muestran que una molécula que se encuentra en el té verde podría reducir la acumulación de placa en el interior de las arterias.


té verde


Una sustancia que se encuentra en el té verde podría ayudar a los científicos a encontrar nuevas formas de reducir el riesgo de ataques al corazón, sugiere la investigación.

El estudio encontró que una molécula en el té verde, conocida como EGCG (epigalocatequina-3-galato), puede unirse a una proteína que se encuentra en las placas ligadas a la enfermedad de la arteria coronaria y, en determinadas circunstancias, la hace más soluble.

Aunque los expertos dicen que este descubrimiento podría abrir nuevas posibilidades en el desarrollo de moléculas para hacer frente a los depósitos dentro de los vasos sanguíneos que contribuyen a la enfermedad arterial coronaria, afirman que todavía no está claro que cantidad té verde podría ayudar a contrarrestar esta patología. El profesor David Middleton, coautor del estudio de la Universidad de Lancaster dijo:

"Lo que estamos diciendo es que tenemos que mirar esta molécula más cuidadosamente y descubrir formas en que podamos adaptarla para que sea más efectiva para el organismo cuando se consume con el té (u otras formas de administrarla), para incidir eficientemente en las placas".


Anteriormente se había demostrado que el EGCG afectaba la arquitectura de las proteínas que componen las placas relacionadas con la enfermedad de Alzheimer.


En el paper de dicho estudio, investigadores de la Universidad de Leeds y la Universidad de Lancaster describen cómo buscaron explorar el efecto del té verde en la apoA-I, una proteína que es un componente clave del llamado HDL “colesterol bueno”:
"Una cierta cantidad de la proteína existe por sí misma y este parece ser el caso en particular a medida que envejecemos", dijo Middleton, agregando que en ciertas circunstancias la proteína puede plegarse mal y formar fibras finas que se acumulan en las placas dentro de las arterias. El investigador agrega que se piensa que la añadidura de estas fibras hace que las placas sean más propensas a romperse, lo que aumenta el riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales.


Después de una prueba, los investigadores hallaron EGCG unido a las fibras finas de la proteína. Además, el EGCG parecía descomponer dichas fibras en formas más pequeñas que eran solubles.


El estudio fue recibido con cautela por los expertos que señalaron que tener una dieta balanceada, no fumar, no consumir alcohol y practicar deportes, entre otras alternativas, son las principales formas en que las personas pueden reducir el riesgo de enfermedad arterial coronaria.

"La investigación es muy temprana", dijo el profesor Naveed Sattar de la Universidad de Glasgow. "Hemos experimentado antes con agentes novedosos en alimentos y bebidas que pueden disminuir algunos riesgos para la salud pero, hasta la fecha, pocas cosas han llevado a avances reales."

El Dr. James Brown, profesor de biología y ciencias biomédicas en la Universidad de Aston, también fue cauteloso, señalando que "el cuerpo descompone los componentes del té verde, y todavía  no tenemos claro cuánta cantidad de EGCG termina en la sangre".


Referencia:
http://www.jbc.org/content/early/2018/05/31/jbc.RA118.002038.abstract

El movimiento de las piernas es fundamental para la salud neurológica y del sistema nervioso

caminando


Un estudio pionero muestra que la salud neurológica depende tanto de las señales enviadas por los músculos grandes de las piernas al cerebro, como de las directivas desde el cerebro hasta los músculos. Publicado en ‘Frontiers in Neuroscience’, dicho estudio alude fundamentalmente a la medicina cerebral y del sistema nervioso, brindando a los médicos nuevas pistas de por qué los pacientes con enfermedad de las neuronas motoras, esclerosis múltiple, atrofia muscular espinal y otras enfermedades neurológicas, a menudo disminuyen rápidamente sus capacidades cognitivas cuando sus movimientos se vuelven limitados.

"Nuestro estudio respalda la noción de que las personas que no pueden caminar, como los pacientes que están postrados en una cama, o incluso los astronautas en viajes prolongados, no solo pierden masa muscular, sino que su química corporal se ve alterada a nivel celular e incluso su sistema nervioso se ve afectado negativamente ", dice la doctora Raffaella Adami de la Università degli Studi di Milano, Italia.


La investigación

El estudio implicó restringir a los ratones el uso de sus patas traseras, pero no sus patas delanteras, durante un período de 28 días. Los ratones continuaron comiendo normalmente y no mostraron estrés. Al final de la prueba, los investigadores examinaron un área del cerebro llamada zona subventricular, que en muchos mamíferos tiene el papel de mantener la salud de las células nerviosas. También es el área donde las células madre neurales producen nuevas neuronas.

La limitación de la actividad física disminuyó el número de células madre neuronales en un 70% en comparación con un grupo control de ratones, que se les permitió andar normalmente. Además, tanto las neuronas como los oligodendrocitos, células especializadas que soportan y aíslan las células nerviosas, no maduraron completamente cuando el ejercicio se redujo severamente.


La investigación muestra que el uso de las piernas, particularmente en el ejercicio, envía señales al cerebro que son vitales para la producción de células neuronales sanas, esenciales para el cerebro y el sistema nervioso. Reducir el ejercicio hace que sea difícil para el cuerpo producir nuevas células nerviosas, algunos de los elementos básicos que nos permiten manejar el estrés y adaptarnos al desafío en nuestras vidas.


"No es accidental que tengamos que estar activos: caminar, correr y usar los músculos de nuestras piernas para levantar cosas", dice Adami. "La salud neurológica no es una calle de sentido único con el cerebro diciéndole a los músculos 'levantar', 'caminar', y así sucesivamente".

Los investigadores obtuvieron más información al analizar células individuales. Descubrieron que restringir el ejercicio reduce la cantidad de oxígeno en el cuerpo, lo que crea un ambiente anaeróbico y altera el metabolismo. La reducción del ejercicio también parece tener un impacto en dos genes, uno de los cuales, el CDK5Rap1, es muy importante para la salud de las mitocondrias: la fuente de energía celular que libera energía que el cuerpo puede usar. Esto representa otro ciclo de retroalimentación.
Estos resultados arrojan luz sobre varios problemas de salud importantes, desde preocupaciones sobre los impactos cardiovasculares como resultado de estilos de vida sedentarios hasta la comprensión de enfermedades devastadoras, como la atrofia muscular espinal (SMA), la esclerosis múltiple y la enfermedad de la neurona motora, entre otros.

"He estado interesado en las enfermedades neurológicas desde 2004", dice el coautor Dr. Daniele Bottai, también de la Università degli Studi di Milano. "La pregunta que me hice fue: ¿el resultado de estas enfermedades se debe exclusivamente a las lesiones que se forman en la médula espinal en el caso de lesión de la médula espinal y la mutación genética en el caso de SMA, o es la menor capacidad de movimiento el factor que agrava la enfermedad? "

Esta investigación demuestra el papel crítico del movimiento y tiene una gama de posibles implicaciones. Por ejemplo, las misiones para enviar astronautas al espacio durante meses o incluso años deben tener en cuenta que la gravedad y el ejercicio de carga juegan un papel importante en el mantenimiento de la salud humana, dicen los investigadores.


Referencia:
https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnins.2018.00336/full